Emily Warren Roebling: la primera Directora de Proyectos

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someone

 

Emily Warren Roebling, nacida en 1843, ha pasado a la historia por convertirse en la primera mujer que llevó a cabo la dirección de un proyecto, o más bien de un megaproyecto: el Puente de Brooklyn, ¡ni más ni menos!

Su extraordinaria historia se debe en parte al azar, que hizo que se alineasen algunos astros hasta que semejante tarea recayó en sus manos. No obstante, hay que tener en cuenta que sus circunstancias personales ayudaron en gran medida a su suerte.

En 1865 se casó con Washington Roebling, hijo del ingeniero que diseñó el Puente de Brooklyn John A. Roebling, quien era un ingeniero civil perteneciente al grupo del hermano de Emily, Gouverneur K. Warren.

La pareja de recién casados viajó a Europa para estudiar el uso de cajones de cimentación para el puente, y a su regreso a Nueva York fueron recibidos con una mala noticia: el padre de Washington había fallecido de tétanos. Así, el esposo de Emily pasó a hacerse cargo de la construcción del puente.

Pero quiso el destino que la fatalidad se cebara con la familia Roebling, pues el joven Washington enferma gravemente a causa del síndrome de descompresión debido al uso pionero de cajones neumáticos para la cimentación del puente. Este hecho le dejó postrado en cama por el resto de sus días, y es cuando Emily Warren Roebling se convirtió en la primera mujer ingeniera de campo, haciéndose cargo de la finalización del puente.

 

¿Sabes quién fue la primera mujer ingeniera de campo? #pmot #pmlat #ingenieria #FelizDiaDeLaMujer Click Para Twittear

 

Durante los catorce años siguientes, la dedicación de Emily Warren Roebling a la finalización del Puente de Brooklyn fue incesante hasta que ella misma lo inauguró en 1883.

Ella pasaba información de Washington a sus ayudantes e informaba del progreso del trabajo en el puente. Así desarrolló un gran conocimiento sobre resistencia de materiales, análisis de tensiones, construcción de cables de acero y cálculo de curvas catenarias, mediante las enseñanzas de Washington.

Se hizo cargo de la mayoría de las responsabilidades del ingeniero jefe, incluyendo supervisión diaria y manejo de proyectos. Lidió con políticos, ingenieros rivales y todos aquellos stakeholders asociados al trabajo en el puente, hasta el punto de que la gente creía que era ella quien había diseñado el puente.

El puente de Brooklyn es un monumento a la sacrificada devoción de una mujer y a su capacidad para la educación superior, de la cual había sido largamente excluida.

Abram Stevens Hewitt, alcalde de Nueva York, 1.883

Emily Warren Roebling