Oliver Scalabre: La próxima revolución industrial está aquí

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someone

En esta charla de TEDtalk, impartida por el pensador de sistemas industriales Oliver Scalabre podemos comprobar que nos encontramos en una nueva revolución industrial, producida por innovadores métodos de fabricación los cuales detallará en su conferencia, así como todos los cambios que dicha revolución conlleva en los mercados, la productividad, el empleo y la sociedad.

Según explica Oliver Scalabre, el crecimiento se desvanece; desde hace 50 años nos encontramos en una situación de desaceleración y esto es una grave problema, ya que el funcionamiento del sistema en el que vivimos se basa en el crecimiento. Cada 50-60 años han surgido revoluciones que han fomentado el crecimiento y es cuando el pensador deja claro que éste se debe a que las revoluciones han inyectado una mejora enorme de la productividad y que la “cuarta revolución” vendrá nuevamente de la fabricación. Han sido muchos los intentos para conseguir que esta revolución llegara antes a nuestras vidas pero las actividades llevadas a cabo no han sido lo suficientemente importantes como para lograr el cambio.

 

La 4ª #RevoluciónIndustrial ya está aquí, conoce cómo ha surgido y las mejoras que supondrá #robótica… Click Para Twittear

 

Algunos de estos intentos de cambio, ha sido trasladar fábricas de producción al exterior y obtener un mayor beneficio de la mano de obra, así como, crear fábricas más grandes y especializadas en un producto. Pero la obra de mano barata se acaba y la especialización provocó una gran rigidez en la fabricación de productos. Además, las posibilidades de cambio se debilitan cuando a pesar de incorporar nuevas tecnologías, ampliaciones fabriles o cualquier otra innovación, se sigue funcionando con estructuras internas tradicionales.

Según Oliver Scalabre la llegada de internet se suponía como una gran revolución que cambiaría todos los sectores de producción y evidentemente lo cambió y también nuestro día a día de forma radical, pero no aportó lo suficiente a la productividad como para crear una nueva revolución industrial.

Pero lo que sí ha comenzado a crear la cuarta revolución industrial ha sido la cohesión de sistemas tradicionales de producción y las innovaciones tecnológicas, poco a poco estas nuevas técnicas están introduciéndose a los espacios de fabricación, ejemplos de ello son:

La robótica: actualmente sólo un 8% de las tareas en las fábricas están automatizadas en aproximadamente 10 años será el 25%. Gracias a la programación se adaptan a la producción de una forma más que eficaz.

Impresión 3D: ya ha mejorado la fabricación con material plástico y a día de hoy lo está comenzando a hacer con el metal; además de suponer una gran mejora en la fabricación en sectores como la aeronáutica en donde ha mejorado un 40% su productividad y crecimiento.

 

Impresión 3d

 

Pero un aspecto esencial de esta revolución es el hecho de fabricar productos inteligentes y personalizados con el mismo coste y plazo de ejecución que productos fabricados en masa.

La introducción de estos nuevos métodos de fabricación a la economía y funcionamiento global harán que aquellas fábricas ubicadas en países exteriores regresen a los mercados locales, ya que la cercanía en esta nueva era es importante. Centrarán su actividad en el multi-producto, estos personalizados con los deseos de cada consumidor. Constituyendo fábricas más pequeñas, ágiles, flexibles y más ecológicas.

 

Este cambio permitiría el progreso de economías ya consolidadas y aún más en aquellas que se encuentran en desarrollo como China o Brasil, por lo tanto podríamos decir que todos ganaríamos con esta revolución, pero para que esto suceda es necesario aprovechar las oportunidades y trabajar todos juntos con el objetivo de lograr un mundo mejor.