Certificación en Dirección de Proyectos

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someone

A través de un proceso de certificación, un organismo independiente asegura que una empresa, un producto, un proceso, etc. cumple unas determinadas características.

Dentro de diferentes sectores industriales y empresariales, desde hace años, las certificaciones han sido garantía de seguridad, buen funcionamiento o calidad.

En ocasiones la obtención de determinadas certificaciones es de obligado cumplimiento, como por ejemplo la certificación energética de un edificio a la venta, pero otras veces esta certificación es de carácter voluntario, con el ánimo de diferenciarse de la competencia, aumentar el prestigio, etc.

Certificación de personas

Vivimos en un mundo globalizado en el que los profesionales cambian de empresa múltiples veces durante su vida laboral, trabajan en diferentes países y su especialización cada vez es mayor. En ese contexto la titulación y el currículo pueden no ser suficientes para demostrar el buen hacer profesional, y ahí es donde surge la necesidad de la certificación de personas.

Del mismo modo que se certifica que un producto, proceso u organización cumple una norma o unas especificaciones técnicas, se puede certificar que una persona tiene determinados conocimientos o habilidades. De esta forma, mediante un tercero que lo atestigüe de forma imparcial, el profesional podrá demostrar ante cualquiera que dispone de esas competencias.

Certificación en Dirección de proyectos

Las certificaciones en Dirección de proyectos se han impuesto como la mejor forma de que los profesionales puedan demostrar su experiencia y competencia en este ámbito, y gracias al prestigio de organizaciones como PMI e IPMA, estas certificaciones tienen un reconocimiento global y son verdaderamente apreciadas por el mercado.

IPMA ofrece un modelo de certificación de  4 niveles (desde el Nivel D, que no requiere experiencia, hasta el Nivel A, en el que se dirigen programas o carteras de proyectos) basado en la evaluación de las competencias que recopila la ICB.

PMI cuenta con diversas certificaciones (PgMP, PfMP, CAPM, etc.), pero la más popular es la PMP o Project Management Professional, que requiere superar un examen y demostrar experiencia profesional en Dirección de Proyectos.

Existen otras certificaciones como las de PRINCE2, muy extendidas en países de influencia británica, las de la Scrum Alliance enfocadas a la metodología Scrum, certificaciones de carácter regional como las desarrolladas por la Asociación de Dirección de Proyectos de Japón, etc.

Los beneficios de las certificaciones en Dirección de Proyectos son numerosos: los individuos certificados ven reconocidas su experiencia y competencia, las organizaciones para las que trabajan se garantizan la profesionalidad de sus trabajadores y aumentan su prestigio, y el resto de involucrados (clientes, proveedores, socios, etc.) incrementan la posibilidad de obtener mejores resultados y mayores beneficios al tratar con profesionales reconocidos.

Cursos de preparación de la Certificación

Una buena forma de enfrentarse al proceso de certificación es través de un curso de preparación en el que específicamente se estudien los contenidos  de cada certificación.

BPMSat, entre su oferta formativa en Dirección de Proyectos, cuenta con cursos especialmente diseñados para preparar todas las certificaciones de IPMA y las certificaciones PMP y CAPM de PMI: