Cinco formas de liderar en una era de constante cambio.

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someone

El cambio normalmente auto transforma de un modo muy positivo a las personas, pero cuando este se aplica a empresas u otros tipos de organización suele causar una reacción contraria, lo cual hace que la transformación no sea gestionada del modo más correcto.

Jim Hemerling, Socio Senior y Director Gerente en People & Organization y Transformation Practices del Grupo Boston Consulting, tiene el convencimiento de que nos encontramos en una “era de transformación permanente”. Como él dice, muchos pensaréis que permanecer constantemente en un proceso de cambio puede ser agotador y para que eso no suceda la clave está en asimilar la transformación de un modo diferente al que normalmente lo hacemos.

Cambio

Esto es complicado ya que por instinto la gente se resiste a cambiar y más aún si hablamos de organizaciones, las cuales en muchas ocasiones actúan demasiado tarde y sólo buscan soluciones a corto plazo y no con una amplia visión de futuro. Por esta razón, Jim Hemerling nos propone cinco preceptos a seguir para hacer del cambio un proceso “emponderador y estimulante” que ponga en primer lugar a las personas.

El primer precepto para lograrlo es inspirar a través del propósito, es importante tener la capacidad de motivar de una forma amplia, tanto a trabajadores como consumidores.

El siguiente precepto para poner a las personas en el primer lugar es ir a por todo, buscar siempre alternativas e iniciativas que nos permitan crecer.

 

Cinco preceptos para aprovechar al máximo las capacidades de tu organización #liderazgo #cambio… Click Para Twittear

 

La tercera pauta es preparar a las personas con las capacidades necesarias para tener éxito durante el proceso de cambio y a largo plazo. Es necesario que tenga las técnicas y habilidades necesarias para enfrentarse a cualquier reto.

El siguiente método para lograr dicho objetivo supone inculcar una cultura de aprendizaje continuo

Y finalmente como último precepto, dirigido especialmente los líderes, es imprescindible tener una visión, estrategia, así como apoyar y escuchar a las personas de su alrededor y trabajar conjuntamente con ellas.

Gracias a este profesional de la motivación Jim Hemerling y sus cinco pasos, podremos aprovechar al máximo las capacidades de nuestra organización a medio y corto plazo pero sobre todo fomentar su activo más valioso, las personas.