Permitir el cambio para alcanzar el futuro deseado.

Terminamos esta serie sobre los ‘12 principios sobre los que se basa el nuevo PMBOK 7th Ed’. En última posición, nos encontramos el principio de gestión del cambio. Tal y como hablábamos en la entrada al post del principio 11: Adaptabilidad y resiliencia, el cambio forma parte de la vida. Durante el ciclo de vida de un proyecto, serán muchas las situaciones en las que nos enfrentaremos a la modificación de las condiciones, la variabilidad de los eventos, la alteración de las circunstancias… En esos momentos en los que se produce el cambio, es cuando se tiene que llevar a cabo la gestión.

Un proyecto activo, que sea capaz de anticiparse a los cambios siempre será más ágil para afrontar la realidad. El proceso de gestión de cambios se basa en tres acciones, cada cual más importante que la siguiente: prever, corregir y reparar.

  • Prever para no tener que corregir ni reparar. Preveo porque quiero adelantarme a los acontecimientos.
  • Corregir cuando no he previsto el cambio, y todavía estoy a tiempo de tomar la decisión oportuna.
  • Reparar cuando ya es demasiado tarde y los errores me afectan negativamente. Cuando no he sido capaz de prever un cambio, este llega en forma de error, y he de pagar sus consecuencias.

A veces no somos capaces de prever los cambios, hasta que ya es demasiado tarde. Quizá ese sea el motivo por el cual muchos proyectos fracasan y otras tantas empresas quiebran. Como el cambio es algo natural, hemos de integrar el cambio en todos los procesos del proyecto para mantenerlo a la vanguardia de la tecnología, las técnicas, las metodologías y la actuación en general.

Por la parte que le corresponde al Director del Proyecto, el autocontrol es una competencia clave. Enfocarse sistemáticamente a los cambios que se derivan de las situaciones estresantes del día a día es lo que se conoce como autocontrol. Si se posee esta visión natural del cambio, será más fácil tomar decisiones, implementar las medidas y comunicar efectivamente las situaciones.

Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo

Mahatma Gandhi, político y pensador indio.

Reaccionar cuando la necesidad de cambio es obvia, no conlleva esfuerzo. Tampoco aporta soluciones. Un proyecto vivo es aquel que cataliza el cambio, lo prevé y se adapta a ello. Un proyecto que integra el cambio es un proyecto con muchas posibilidades de cosechar el éxito. Ese es el objetivo de los nuevos 12 principios del PMBOK en su séptima edición: ayudar a conseguir el éxito de los proyectos.

Si quieres estar bien informado con respecto a los cambios que se producen en el PMI, no te pierdas ninguno de nuestros posts donde hablamos de los 12 nuevos principios del PMBOK y fórmate de manera oficial oficial con nuestro curso de preparación al examen PMP.

Contacta con nosotros y descubre más información.