Entrevista a Jesús Martínez Almela. Vicepresidente “Education and Training” de IPMA

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someone

 

Quien mejor para ofrecer una visión general de la situación de la disciplina de la Dirección y Gestión de Proyectos en España y Latinoamérica que Jesús Martínez Almela, Vicepresidente de “Education and Training” de IPMA (International Project Management Association) y coordinador del programa LACC, cuyo objetivo es el desarrollo de asociaciones de IPMA en los países de Latinoamérica y Caribe. Es además, Vicepresidente de la Asociación Española de Ingeniería de Proyectos (AEIPRO) y Presidente del Organismo Español de Certificación de Proyectos (OCDP).

 entrevista_banner_1_700x240

 

Jesús Martínez Almela resalta que la educación clásica basada en el conocimiento se queda corta, no es suficiente con conocer, se hace imprescindible saber hacer y saber ser, un título universitario, hablar distintos idiomas, ya no es suficiente para la empleabilidad, hace falta que las gentes sepan manejarse, en primer lugar a ellos mismos y al tiempo con los demás, aprender con los demás, hacer con los demás, mejorar actitud y aptitud para el trabajo en equipo.

 

¿Puede ayudar la Dirección y Gestión de Proyectos a superar la crisis económica actual a aquellas organizaciones que trabajan en modo proyecto?

Sin lugar a dudas, incluso a aquellas que no gestionándose por proyectos quieran implantar el gobierno de la organización mediante un programa interno de cambio organizacional. El manejo adecuado y competente de proyectos basado en carteras (o portfolios) de programas de proyectos permite sentar las bases de la innovación y mejora continua de las personas y de sus organizaciones.

¿Cree usted que las organizaciones son conscientes de la importancia de formar a sus Directores de Proyectos?

Depende del contexto, tanto cultural como geográfico, hablar de gobierno por proyectos en el Reino Unido, Alemania, Australia o EE.UU por citar algunos países más avanzados no supone novedad alguna, sin embargo hablar de la importancia estratégica y operativa que la formación continuada para el desarrollo competencial de los directores de proyectos (y por ende de los directores de programas y portfolios) en países como el nuestro (España) y otros del contexto Latino, sea Mediterráneo (Portugal, Italia) o Americano sigue siendo un desafío. Los propietarios, la alta dirección desconocen la trascendencia y la importancia de la capacitación moderna para el desarrollo competencial de los directores de proyectos.

¿Cuál cree que es la competencia más importante que ha de tener un Director de Proyectos?

No se trata solo de una, además el grado competencial no es el mismo para el que dirige un proyecto, el que dirige un programa o el que dirige un portfolio. Nuestros estándares mundiales (IPMA) son cuatro: la ICB basada en el desarrollo competencial del individuo en cuatro niveles y en tres ámbitos, con 46 elementos de competencia: 20 en técnicas, 15 en comportamiento y 11 en contexto, la ICBC para consultores en dirección de proyectos, con 16 elementos adicionales de competencias; el PEB para el desarrollo competencial y manejo de proyectos excelentes y la OCB con 5 ámbitos y 18 elementos de competencias para el desarrollo de las competencias de las Organizaciones.

Es usted presidente de la OCDP (Organismo Certificador en Dirección de Proyectos) ¿Por qué cree que es importante para un Director de Proyectos certificarse?

El Siglo XXI es “VICA”: V-olátil, I-ncierto, C-omplejo y A-mbiguo, este nuevo contexto en un Mundo Globalizado y sujeto a enormes retos determina un nuevo paradigma, la educación clásica basada en el conocimiento se queda corta, no es suficiente con conocer, se hace imprescindible saber hacer y saber ser, un título universitario, hablar distintos idiomas, ya no es suficiente para la empleabilidad, hace falta que las gentes sepan manejarse, en primer lugar a ellos mismos y al tiempo con los demás, aprender con los demás, hacer con los demás, mejorar actitud y aptitud para el trabajo en equipo, y para eso existe la certificación, porque supone un plan de mejora continuada y evaluación del desempeño, realizada por tercera parte contra estándares internacionales, la certificación profesional y sobre todo la certificación de competencias ofrece al candidato y al mercado una acreditación del grado competencial del individuo en un momento determinado y cada 5 años hay que volver a acreditar el grado competencial mostrando la evolución del desempeño y la eliminación de incompetencias detectadas en la primera certificación.

¿Demandan las empresas privadas Directores de Proyectos certificados?

No solo las privadas, también las públicas, pero una vez más, depende del contexto-país. Cada vez más para proyectos de cualquier tipo la certificación de competencias es un requisito para contratar directores de proyectos o para asignar proyectos en contrataciones y licitaciones y en muchas organizaciones supone una ayuda tremenda al área o departamentos de recursos humanos, de gestión del talento humano, porque la certificación conlleva implícita un plan de carrera profesional, un plan de mejora de la brecha competencial, y un por ende un plan de evaluación continua del grado competencial dependiendo de la responsabilidad y tipo de proyectos (programas o portafolios) que dirija en candidato.

 

AEIPRO

 

Actualmente usted es el coordinador del programa LACC, cuyo objetivo es el desarrollo de asociaciones de IPMA en los países de Latinoamérica y Caribe.

¿Cuál es la situación de Latinoamérica con relación a la Dirección y Gestión de proyectos?

Durante 5 años (2008-2012) dirigí personalmente el Programa LACC, en 2012 al asumir la Vice Presidencia Mundial de Educación, Capacitación y Secciones Jóvenes, y con 8 Asociaciones creadas en América Latina creamos la red LATNET como PMO estratégica para el mejor manejo y coordinación de las Asociaciones Iberoamericanas, hoy (Octubre 2014) la red está compuesta por 10 Asociaciones de 10 países Latinos de América y 3 Latinos del Mediterráneo dentro de la Federación Mundial IPMA que agrupa desde el año 1965 a más de 60 Naciones con Asociaciones Nacionales de Dirección de Proyectos. La Dirección de Proyectos crece más y más, y la Región Latinoamericana es una de las de mayor demanda después de la India y China.

¿Qué necesitan los países latinoamericanos para alcanzar un alto nivel en Dirección y Gestión de Proyectos como Estados Unidos o la Unión Europea?

Muchas cosas, es más un conjunto de pequeñas pero coordinadas acciones, necesita “un portfolio de programas de proyectos”, necesita orientar una Sociedad Proyectizada con Capital Social y Sociedad Civil, donde el reto de la nueva educación y capacitación determinará la ventaja competitiva de esas Naciones, todos ellos son Países donde más del 50% de la población tiene menos de 30 años de edad, y con muchos recursos, con una situación geográfica con enormes ventajas para el negocio con los gigantes Asiáticos. Educación y capacitación continuada a todos los niveles, seguridad, no solo física, también jurídica, y lucha sin cuartel contra las malas prácticas y la corrupción, si dudas son algunos de los proyectos de ese portafolio de programas que indicaba.

¿Cuál es el país líder aplicando Dirección y Gestión de proyectos en Latinoamérica?

Todos los países hacen proyectos, muchas personas hacen proyectos, lo que sucede es que muchos no lo saben, no saben manejar, gestionar, dirigir competentemente sus proyectos, la Vida es un portfolio de proyectos, con varios programas de proyectos: proyectos profesionales, proyectos sentimentales, proyectos familiares, proyectos sociales. Solo que la mayor parte de la gente no conoce que es competencia y como aplicarla, mediarla y mejorarla.

Brasil sin duda por razones de población, mercados, geografía es uno de los países con mayor número de profesionales de la dirección de proyectos, México y Colombia le siguen también relacionados con población, economía y extensión geográfica. Pero también otros países mucho más pequeños y con mucha menos gente se están dando cuenta de la trascendencia que supone la capacitación continuada de los profesional de la dirección de proyectos, como por ejemplo Panamá o Costa Rica, donde se manejan portfolios de decenas de miles de millones de dólares y donde no escatiman en la inversión de capacitación de sus gentes, ellos saben que dentro de un tiempo, la cartera de proyectos en ejecución terminará, pero están trabajando “fast-track” utilizando el lenguaje del Project , Programme & Portfolio Management: lo que tienen claro es que cuando los entregables, los productos de los proyectos acaben, tendrán el mejor Patrimonio, el mejor Activo que cualquier Organización quiere tener: los mejores profesionales, los más talentosos, los más competentes, van a poder exportar talento humano. “Mente de Obra”, no más “Mano de Obra”.

¿Cuál es la  estrategia que está siguiendo, dentro del programa LACC, para el desarrollo de asociaciones de IPMA en Latinoamérica?

IPMA tiene más de 50 años de existencia desde su fundación y registro en Zürich, Suiza el año 1965. Necesariamente la estrategia en América Latina está alineada con los objetivos y líneas estratégicas Mundiales de la Federación, ahora estamos trabajando en la Visión IPMA 2020, donde América Latina es una Región de atención preferencial, hace escasamente 6 años no existía una sola Asociación IPMA en la Región, hoy somos 10 y el objetivo para 2017 es llegar a las 17 de los 23 potenciales países. Se trata de identificar, involucrar, capacitar y hacer de mentores de las gentes que constituyen las Asociaciones Nacionales, hacer que trabajen en red, que se conozcan, que aumenten su capacidad de relacionarse, de crear grupos específicos de interés, de compartir prácticas innovadoras, de compartir experiencias dirigiendo PPP’s, aprender de otros, haciendo con los demás, desarrollando mejores habilidades, aplicando el conocimiento de manera diferente, mejorando aptitud y actitud.

¿De qué manera IPMA apoya a sus asociaciones miembros en Latinoamérica?

Fundamentalmente a través del Programa de Expansión en la Región, el Programa LACC. El trabajo de los dirigentes en IPMA es voluntario, esto es al mismo tiempo un freno y una fortaleza, porque condiciona muchas veces la disponibilidad de los profesionales que necesariamente ante todo deben dirigir sus proyectos y sus organizaciones, pero este es el mejor ejemplo de cómo aplicar competencias: compromiso y motivación, credibilidad y fiabilidad, orientación a resultados, trabajo en equipo, son algunos elementos de competencia que resultan básicos para que el Programa LACC siga ayudando a generar y a consolidar nuevas y existentes Asociaciones.

Todos los años el programa define un calendario de eventos y actuaciones a desarrollar en cada país, tenemos un Tour LACC que comienza en Marzo en Panamá, sigue por Mayo y Julio por Chile y Perú, Agosto en la Argentina, Octubre en Guatemala y República Dominicana y cierra todos los años en México el mes de Noviembre. Son eventos sobre retos comunes en la Región, abordando estos desde la perspectiva estratégica: Portafolio, Programa, Proyectos. Los últimos años estamos centrados en 5 SIG’s (Grupos Específicos de Interés) los cuales transversalmente afectan a un significante número de sectores de actividad, productivos y no productivos, estos son: Agua y Medioambiente, Agronegocios y seguridad alimentaria, Energía (desde generación a ahorro y eficiencia), Infraestructuras y Educación. Además con el lanzamiento de la red LATNET se comparten muchos recursos, que no podrían compartirse solo a nivel de Asociación-país: intercambio de evaluadores, capacitación avanzada, formación de formadores, foros de expertos, investigación, entre otras iniciativas.

¿Qué mensaje daría usted a los miembros de la comunidad de BPMSat?

Que sigan de cerca las propuestas de la Comunidad, que compartan información, inquietudes, que hagan propuestas, que debatan, que se esfuercen en medir el progreso, que sigan de cerca las alternativas que BPMSat desde su creación de manera continuada ofrece a la Comunidad, que busquen la mejora continua de su grado competencial, y que la midan, a través de las distintas certificaciones profesionales de IPMA.