¡QUE NO TE ACOJONE LA VIDA!

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someone

Hace unos días tuve la suerte de asistir a una conferencia que impartió Julio Justo de la Rosa, discapacitado de 57 años, en la cual contaba todo lo que tuvo que superar en su vida, y nos facilitaba las herramientas mentales, los trucos y las leyes metafísicas que utilizó para superar todos los tormentos físicos y emocionales que fueron llegando a su vida.

julio justo de la rosaJulio Justo de la Rosa nació en el seno de una familia muy humilde de la postguerra, en 1957, en un pueblo de Palencia. A los pocos meses de vida le atacó el virus de la Polio, produciéndole una limitación severa en sus extremidades inferiores. Con una infancia vivida en hospitales, su vida cambia tras una experiencia cercana a la muerte en el transcurso de una intervención quirúrgica, y comienza su vida laboral en el Hospital Clínico de Valladolid. Es el inicio de una sucesión de profesiones y actividades que pasan por los más diversos sectores: la Administración, la música, el deporte, la empresa, la literatura, la holística, la política, los medios de comunicación, etc.

A pesar de que en el transcurso de su vida sus limitaciones han ido aumentando, no cesa de crear y decide escribir un libro explicando sus experiencias en la vida y como se ha ido enfrentando a las limitaciones que tenía, o que creía tener. El título no podía ser otro “QUE NO TE ACOJONE LA VIDA”. Así, con mayúsculas.

A lo largo de la conferencia nos va explicando como podemos cambiar aquellas creencias que tenemos y que nos limitan, y hacer de nuestra vida un proyecto de éxito. Va explicando como enfrentarte a las dificultades de la vida y como perder el miedo a los avatares que te sucedan.

 

Las creencias que vamos asimilando desde nuestra infancia determinan el devenir de nuestra vida porque son “verdades” que asimilamos como ciertas aunque no lo sean. Tras asimilar esas “verdades”, nuestros pensamientos y, por consiguiente, nuestros actos van a estar siempre mediatizados por esas creencias. Mientras no nos limiten, no nos perjudicarán, sin embargo, muchas de ellas impedirán nuestro éxito en la vida e, incluso, nuestra felicidad. Julio Justo de la Rosa.

Aunque no he conseguido localizar la grabación de la conferencia a la que asistí, he adjuntado otra que impartió hace un tiempo; os gustará y seguro que os hará replantearos las creencias que rigen vuestras vidas.

 
slider-Habilidades-Directivas-web-1170x400