Relajación, creatividad y humor en Dirección de Proyectos

Relajación, creatividad y humor en Dirección de Proyectos

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someone

La creatividad para encontrar ideas, puede influir en la solución de los problemas y ayuda a mantener la salud de la dirección de tus proyectos: ¡¡¡si no caben en el frigorífico las botellas para la celebración del fin de una fase del proyecto con tu equipo, que mejor que un limpio rio asturiano para refrescarlas!!!

La relajación, a través del humor, y la creatividad, entre otras habilidades, son competencias que pueden servir en Dirección de Proyectos para aquellas situaciones de negociación y en la búsqueda de soluciones a un problema que enfrenta a varias partes implicadas o stakeholders en un conflicto o crisis.

El director de proyecto debe poseer una elevada capacidad de autocontrol, para manejar sus respuestas y controlar sus emociones y sentimientos en situaciones de crisis y estrés. Además deberá vigilar el nivel de estrés del grupo, porque si éste es elevado se pueden propiciar situaciones que conlleven a conflictos o polémicas personales relacionadas con actividades del proyecto. Para ello puede servirse de la relajación. Relajación informal, en salidas a cenar o a compartir un día de descanso todo el equipo, o relajación terapéutica en cursos o manuales de psicólogos y expertos.

El humor contribuye a esta relajación. El humor crea espíritu de equipo porque fomenta el sentimiento de historia compartida, aumenta la creatividad y hace que disminuya la tensión en ciertas situaciones. Pero es necesario que este humor sea apropiado e inteligente a la vez que sencillo y que no caiga en tópicos, además, por supuesto, de que sea respetuoso (no sexista, no discriminatorio, no racista, etc.).

En un ambiente relajado, la creatividad surge en mejor medida. Si se está produciendo una negociación entre varias partes y alguna de estas personas implicadas está tensa es posible que no atienda a lo que se está tratando, se quede bloqueada y aquellas ideas creativas que pudieran sugerir para resolver la negociación no fluyan. Las tormentas de ideas y algunas otras técnicas de creatividad pueden utilizarse para resolver problemas y conflictos y ayudar en la negociación de ciertos aspectos a concretar en el proyecto.