Motivar, influir, coach y enseñar.

El sexto principio de la serie ‘12 principios del nuevo PMBOK 7th Ed’ se corresponde con el liderazgo. En términos de gestión de grupos, el liderazgo es coordinar efectivamente a los integrantes del equipo. El líder proporciona dirección y motivación para que todos los miembros puedan cumplir sus objetivos.

El liderazgo es una competencia básica de las soft skills, o habilidades blandas. Está presente como una competencia sistémica en el ‘Proyecto Tuning’ sobre la Convergencia Europea de Enseñanza Superior; y como una competencia transversal de comportamiento de IPMA ICB4. A partir de ahora, el PMI incluye al liderazgo (y otras competencias blandas que también explicamos en nuestro blog) como parte fundamental de su guía del PMBOK.

Existen diversos modelos de estilos de liderazgo. Uno de los principales estudiosos del liderazgo es Daniel Goleman, quien propone seis estilos: autoritario, democrático, afiliativo, timonel, coaching y visionario. Un buen líder no es aquel que se especializa en uno de ellos. Un buen líder conoce a su equipo, y utiliza todos los estilos en el momento y con la persona adecuada.

 

El estilo autoritario es el menos resonante de todos: suele provocar rechazo y desmotivación. Al fin y al cabo, a nadie le gusta recibir órdenes constantemente. Por el contrario, el estilo democrático es el más participativo. Un líder ‘democrático’ cuenta con su equipo a la hora de tomar decisiones, alcanzando acuerdos mediante la participación. Ni uno es mejor que otro, ni más eficiente. Todos dependen de la situación en la que se apliquen.

Otro estilo de liderazgo más emocional es el estilo afiliativo. Para este líder, lo importante es crear armonía y construir lazos afectivos entre las personas. Las relaciones sociales son potenciadas, y la cercanía, amabilidad y gratitud es la carta de presentación de cualquier líder afiliativo. Sin embargo, esto no ocurre con el estilo de liderazgo timonel. Para estos líderes, las relaciones interpersonales no son lo más importante, sino establecer un rumbo y guiar al equipo hacia el objetivo. Entre medias de ambos, se encuentra el estilo coaching. Un coach es el líder que busca el desarrollo del equipo mediante la potenciación de sus habilidades.

Aunque todos ellos son importantes, el estilo visionario es el más resonante de todos. Es capaz de movilizar masas si estas se contagian de su visión y su entusiasmo. Este tipo de líderes son expertos en dirigir a su equipo de trabajo para alcanzar grandes metas.

“La innovación es lo que distingue a un líder de un seguidor”.

Steve Jobs, fundador de Apple

Que Steve Jobs fuese un ejemplo de líder visionario no nos sorprende. No obstante, es seguro que no le temblaría el pulso si hubiese tenido que ser autoritario con alguno de los componentes de su equipo. Como hemos dicho, conocer el momento, la persona y la situación son elementos claves para desarrollar un buen liderazgo. Motivar, influir, coach y enseñar.

Si quieres estar bien informado con respecto a los cambios que se producen en el PMI, no te pierdas ninguno de nuestros posts donde hablamos de los 12 nuevos principios del PMBOK y fórmate de manera oficial oficial con nuestro curso de preparación al examen PMP.

Contacta con nosotros y descubre más información.